Talleres

POEMA INGRID ODGERS

POESÍA

Hay que enseñar a sentir la poesía, de nada sirve leerla por obligación. Y sólo puede enseñar a sentir la poesía quien sabe sentirla, es decir un poeta, alguien que hace un esfuerzo hacia la poesía, alguien que sabe respetar al lenguaje. Entonces sólo puede enseñar a sentir la poesía quien respeta el silencio.

viernes, 17 de abril de 2009

Animación a la lectura



La lectura puede entenderse desde varios puntos de vista teóricos, es decir, como una actividad visual, como una tarea de comprensión de comprensión de transcripción del lenguaje oral, como un proceso de reflexión, y de otros muchos modos.

En el libro de Gloria García Rivera "Didáctica de la Literatura para la Enseñanza Primaria y Secundaria", encontramos una definición de lectura por Carlos Rosales: "leer no es solamente desarrollar hábitos mentales de descodificación y aumentar la velocidad, es también hacerse consciente de la naturaleza del texto, a fin de interpretarlo de la manera más adecuada". Este autor distingue entre la función de "descifrar " signos y la función más compleja de comprensión e interpretación.

Una vez visto el concepto de lectura podemos decir, que uno de los objetivos prioritarios en la enseñanza del lenguaje es la fijación de hábitos lectores en los niños.

Hay que conseguir que el niño descubra el libro y disfrute con la lectura; que la lectura sea para él "ocio", no trabajo aburrido.

Es esencial partir de la elección de textos motivadores, adaptados a los intereses, edad y nivel del niño.

El educador no debe olvidar que la lectura será siempre comprensiva, desde los primeros niveles, condición indispensable para que al niño le guste leer: no gusta lo que no se comprende.

Si el niño siente el placer de la lectura, leerá muchos libros. Este hecho traerá implícita la consecución de una serie importante de objetivos:

- Se despierta la imaginación y fantasía del niño, al introducirlo en mundos fantásticos o reales, casi siempre desconocidos.
- Se enriquece su vocabulario, favoreciendo la expresión y comprensión oral y la expresión escrita.
- Interviene el factor visual y fija la ortografía de las palabras.
- Mejora la elocución del niño, realizando lecturas expresivas, en voz alta.
- Aumenta su caudal de conocimientos al relacionar las lecturas con otras áreas.
- Desarrolla la observación del niño, al sentirse atraído por las ilustraciones de la lectura.
- Comentando lo leído se favorece la conversación y comprensión.
- A través de la lectura se aprende a estudiar.
- Descubre la belleza del lenguaje leyendo textos bien seleccionados: narraciones, dramatizaciones, recitaciones...

Creo que todas estas razones son suficientes para ver la importancia de la lectura en los niños y el porque de la importancia de animarlos a leer.

A continuación continuaré planteando algunos terminos1 que he considerado interesante tener en cuenta a la hora de hablar de la lectura y su motivación .

- ¿Qué significa leer ?

En cualquier diccionario podemos hallar una acepción de ese verbo. Pero a los efectos de nuestros intereses, recordemos esta definición que resume el sentido de esa acción humana: Leer es interpretar la palabra escrita y construir su significado.

- Otra pregunta es: ¿Qué es promoción de la lectura ?

Como tal entendemos: la ejecución de un conjunto de acciones sucesivas y sistemáticas encaminadas a despertar o favorecer el interés por los materiales de la lectura y su utilización cotidiana, no sólo como instrumentos informativos o educacionales, sino como fuentes de entretenimiento y placer.

Para terminar estas definiciones, podemos decir que formar hábitos de lectura es lograr que el individuo recurra regularmente, y por su propia voluntad, a los materiales de lectura como medio eficaz para satisfacer sus demandas cognitivas y de esparcimiento.

Estos conceptos nos ayudarán a que podamos llegar a conseguir nuestro propósito, que no es otro que el de lograr un niño lector, de manera que le enseñemos lo mejor posible a desarrollar su capacidad de comprensión y al mismo tiempo fomentar el gusto por la lectura.
2.1.- La problemática de hoy día con respecto a la lectura.

Hoy día podemos leer casi a diario en todos los periódicos y revistas artículos como estos: "La mitad de los españoles no lee casi nunca", "La afición por la lectura no sólo no crece sino que decrece", "Los niños pasan más horas con las videoconsola que con los libros", etc..

Cuando nos encontramos con artículos como estos, o nos llegan noticias de lo poco que hoy día se lee, o nos enteramos comentando con nuestros amigos y familiares, o incluso lo vemos nosotros mismos en nuestras casas, (el tiempo que pasan mis hermanos pequeños viendo la televisión, !es increíble !), debemos de empezar a preocuparnos y de darle al problema la importancia que tiene, que es mucha, quizás algún día consigamos que no se tengan que escribir artículos como los anteriores.

ALLER, C. 1998 afirma que la lectura es el principal instrumento de aprendizaje y el núcleo central del trabajo diario con el niño lecto-escritor. Además concibe la lectura como el punto de partida de la mayoría de las actividades escolares.

Por esta razón podemos decir que es tan valioso el desarrollo de la lectura comprensiva en los primeros niveles de Primaria. Porque de esta forma el niño se habitúa, según se redacta en el Currículo, a comprender el sentido global de un texto y a localizar alguna información específica, además de leer por placer se habitúa a sentir la emoción de la lectura de un cuento, un cómic o una poesía.

En el segundo ciclo comprobamos que se amplían los propósitos, es decir se pretende que los alumnos diferencien las ideas principales de las accesorias.

Ya en el ciclo siguiente el objetivo vuelve a extenderse y se persigue que los niños busquen información o que seleccionen los datos más relevantes de un texto determinado. Pero para ello han tenido que gozar de una preparación previa que consiste en desarrollar su capacidad de comprensión y fijar adecuadamente sus hábitos de lectura; aunque con esto se debe seguir haciendo hincapié a lo largo de la enseñanza obligatoria, para que los alumnos lleguen a ser unos lectores compulsivos.

Como docentes o educadores debemos de asegurarnos, en todo momento, que el niño entiende lo que está leyendo, es decir que no se pierda en las líneas de un texto, de esta forma evitaremos que se aburra y contribuiremos a que sienta verdadero placer al leer y que leer para él se convierta en una fiesta.

Sobre esto ALLER, C 1998 nos dice que: "El niño que no comprenda lo que lea, no sentirá gusto por la lectura. En cambio, el niño al que fascine leer porque comprende lo que dice, leerá muchos libros y ello lleva consigo la consecución de numerosos objetivos".




2.2.- Objetivos de la animación a la lectura.

A continuación mostraré una serie de objetivos, que he considerado fundamentales para conseguir nuestro perseguido propósito, de desarrollar en el niño su habilidad lectora.

Estos objetivos serán comunes para todas las estrategias lectoras que se propondrán en el apartado de Juegos y Actividades

Los puntos que aquí expongo han sido elaborados a partir de la consulta de varios documentos .





Los objetivos considerados son los siguientes:

* Despertar el placer por la lectura.

Podemos considerar éste como el objetivo primordial, puesto que, como ya hemos señalado, es necesario que el niño disfrute mientras lee, que sienta que es divertido; como un juego.

*Adquirir nuevos conocimientos.

La evidencia nos demuestra que cuanto más se lee más información obtenemos de un determinado tema y así conseguiremos que los niños estén mejor preparados.

*Dominar el vocabulario.

Si el niño domina el vocabulario usual y fundamental conseguimos que alcance el estadio fundamental de la competencia lingüística, ya que la sociedad así lo va exigiendo. De esta forma desarrollan la comprensión oral y la expresión oral y escrita.

*Mejorar el autoconcepto del niño. Desarrollar su personalidad.

A través de cuentos, poesías infantiles, el niño va ampliando su experiencia y desarrolla su personalidad en el ámbito cognitivo, afectivo, moral (fomentando actitudes como la solidaridad y el respeto).

*Despertar la imaginación y la fantasía, introduciéndole en otros mundos: reales o fantásticos.

Relacionado éste con el primer objetivo, hay que considerar fundamental desarrollar en el niño la capacidad de creatividad ( más adelante trataré este tema un poco más ampliado).



*Automatizar la decodificación de los signos escritos del lenguaje:

Letras, sílabas, palabras, signos de puntuación y demás símbolos que conforman la expresión escrita, para conseguir fluidez lectora.

*Fijar la ortografía de las palabras.

Es un hecho comprobado, aquel niño que lee de forma habitual, comete menos faltas de ortografía que el niño lector. Esto se debe a que según se va leyendo la vista "fotografía" las palabras.

*Aprender a estudiar.

No hay ninguna duda que un niño que lee correctamente capta mucho mejor lo que está estudiando que otro niño que lee con dificultad.

*Describir la belleza del lenguaje. Desarrollando valores estéticos.

El niño al leer descubre lo positivo que puede llegar a ser el lenguaje y la cantidad de posibilidades de expresión que en el encontramos.


Con todas estas aportaciones citadas, el niño habrá conseguido dominar la lectura y con ello comprender lo que lee. De esta forma será más fácil entender la importancia que tiene ser un buen lector para su vida académica, profesional y personal.




3.- ANIMACIÓN A LA LECTURA.

La pregunta que nos hacemos ahora es: ¿Cómo hacer que el niño disfrute con la lectura ?.

La esencia del ejercicio para la animación a la lectura es conseguir que el niño está motivado, de manera que, como se ha venido diciendo a lo largo de este trabajo, que leer para él se convierta en un acontecimiento divertido, entretenido, solaz, un juego en el que él se siente feliz y seguro.

Es conveniente presentar el libro como un objeto divertido, (a los niños les encantan las cosas divertidas), después de todo leer es descubrir, conocer, y esta necesidad, de conocer, de explorar incluso lo que está prohibido para ellos, es un apetito innato y está vivo dentro del niño, simplemente tenemos que despertar estas inquietudes. de esta forma nos aseguraremos que su satisfacción mediante la lectura se convierta en un vía privilegiada de acceso al placer del descubrimiento.

Por otro lado, cabe destacar que es fundamental hacer más hincapié en los primeros años de escolaridad del niño, porque el proceso de la lectura se hace más fácil en esas edades. Ya que el niño dispone de menos esquemas mentales, es decir son más rudimentarios y no se tienen consolidados todavía las estrategias cognitivas.

Este esfuerzo es esencial, puesto que si el niño supera con éxito este "escalón" empieza a entender lo que lee y conseguirá en los años siguientes de su vida gozar verdaderamente de la lectura, por que un libro llama a otro libro.

En los primeros años de Educación Primaria es donde cobran más protagonismo las estrategias lectoras y los juegos que animan a leer. Se hace, pues, necesario mostrar al niño el libro mediante juegos, actividades lúdicas y didácticas a la vez, programadas en la escuela para que ayuden a potenciar futuros lectores.

Es importante asegurarse que el juego, el cuento, los trabalenguas, las adivinanzas, las poesías no caigan en el olvido a la hora de formar buenos lectores, ya que, son un fabuloso camino para llegar a nuestra meta, tan repetida en este trabajo. No podemos olvidar que tenemos que contar con unos competidores muy especiales: televisión, videojuegos y ordenador. Estas son las actuales motivaciones extraescolares con las que debemos luchar desde los propios centros escolares para crear auténticos hábitos lectores, y "ganar la batalla" a estos otros hábitos juveniles.

Nos debemos plantear otra pregunta importante: ¿Hay que obligar a leer?. Después de una larga reflexión ciertos autores han llegado a la conclusión de que no es conveniente imponerse para obligar a los alumnos a leer, puesto que el verbo leer no se puede conjugar en imperativo. Se ha demostrado que ha la larga es más efectivo realizar actividades que motiven a la lectura voluntaria de los discentes.

Resumiendo, sabemos que en general al niño no le fascina leer pero creemos necesaria la labor docente y la labor de la propia familia, utilizando estrategias lúdicas, para motivarle y crear en él hábitos de lectura.

3.1.- La labor familiar y docente.

A muchos padres y profesores les preocupa el hecho de que su hijo o su alumno, según corresponda, no lea ni un solo libro fuera de las aulas y estén todo el día pegados al televisor o a sus videojuegos.

Sobre este punto ANDRICAÍN, S. afirmó lo siguiente:

"En la tarea de acercar a los más jóvenes a la lectura, los padres no se encuentran solos. En esa batalla pueden hallar el apoyo de importantes aliados, como los maestros y los bibliotecarios. Cada quién en su terreno y con las armas propias de su condición, puede hacer mucho. Lo ideal es que esos tres factores (hogar, escuela, biblioteca), conjuguen sus empeños".



Yolanda Reyes3 nos dice: "donde quiera que haya un niño sentado en las rodillas de su mamá siguiendo, con los ojos muy abiertos, las peripecias de un héroe de papel, existe una promesa de lectura. Y cuando a cada maestro, en su aula de clase, se le empañe la mirada o se le quiebre la voz compartiendo con sus alumnos un poema que los hace sentir como en su propia casa, empezarán a sobrar todas estas palabras que se escriben sobre el fomento y la promoción de la lectura", porque ya se estará dando todo lo que nosotros perseguimos, simplemente no habrá cronómetros ni estadísticas ni patrones metodológicos que puedan medir sus avances.

Ellos nos proponen un truco muy simple, por llamarlo así, que consiste en que en casa se ponga al alcance de los niños libros, resistentes si aún son pequeños, de colores llamativos, de cartón o plástico y que ellos puedan palpar y manipular para que sientan ganas de abrirlos y de ojearlos. Así de esta forma habrá muchas posibilidades de que el niño escoja alguno de los libros y definitivamente lo lea.

3.2.- Recomendaciones.

Voy a citar unas cuantas recomendaciones encontradas en los artículos consultados4, para aquellos padres "inquietos" por la poca afición de los niños a leer.

¤ Si le gusta leer hágalo, sería bueno para el niño. Y si no le gusta intente descubrir con él el placer de la lectura.

¤ Cuando el niño está aprendiendo a leer es conveniente acompañarlo y comentar con él la lectura. también se pueden hacer juegos, dramatizaciones, etc.

¤ Hacer actividades lúdicas (juegos y actividades).
¤ No comparar las habilidades lectoras del niño con los de otros, aunque a su juicio lean mejor.

¤ La lectura ha de ser vista como una fiesta, nunca como un castigo. Podemos premiar a los niños con libros o con un ratito de lectura.

¤ Leerles cuentos, poesías, etc. en voz alta, y desde que son muy pequeños.

¤ Que el niño le acompañe en sus visitas a la biblioteca o a la librería.

¤ Al seleccionar un libro para el niño recuerde que el principal criterio será el placer que pueda experimentar al leerlo.

¤ No le imponga sus gustos.

¤ Si los padres no leen difícilmente se podrá convencer a un niño de que leer es algo útil y agradable.

Con respecto a la formación del profesorado en el ámbito de la animación a la lectura existe un artículo publicado por la ASOCIACIÓN TALLER DE TALLERES que nos habla del programa de formación permanente de docentes y de la construcción de un modelo flexible de programa de lectura en la escuela.

En dicho documento, se propone una serie de objetivos generales, que son a mi parecer muy interesantes y apropiados para la preparación de un buen maestro dentro del campo de la lectura, la escritura y de la apropiación de la literatura infantil como complemento de su práctica docente. Mencionaré algunos de los objetivos:

>Propiciar la creación de espacios de lectura, reflexión y análisis acerca de la presencia de la literatura en la escuela.

>Aportar herramientas metodológicas y pedagógicas para el uso creativo del lenguaje, la producción de textos y el mejoramiento dela comprensión lectora.

>Desarrollar un proyecto de investigación que permita a los participantes producir conocimientos y crecer como educadores.

>Contribuir a la transformación de la escuela como institución escolar a través de una experiencia de innovación en el campo de la lectura y de la escritura.

3.3.- Selección de libros.

Para despertar en los niños una actitud curiosa, activa y creativa hacia la lectura se considera fundamental la motivación. Pero otro aspecto también importante es la selección de libros de lectura. ALLER, C. nos dice:

"La experiencia de varios centenares de centros escolares sobre la elección de libros para leer nos muestra que la mejor opción es la de ofrecer títulos variados para que los niños lectores hagan uso de su libertas al decidir lo que quieran leer".

El niño lector debe ser libre a la hora de elegir sus libros de lectura. Pero en cierto modo, si conocemos, aunque sólo sea a grandes rasgos la personalidad del niño, podemos sugerirle de alguna manera la lectura de unos libros determinados, teniendo presente que no debemos obligarles jamás a leer lo que no deseen.

Sobre este tema otro autor, ANDRICAÍN, S. opina:

"Es importante, por ejemplo, saber qué tipo de obras suelen preferir los muchachos en los distintos estadios de su maduración intelectual y psicológica. Si bien es cierto que siempre existen diferencias dentro de las irregularidades de cada edad, esos intereses pueden ser una valiosa pista para llegar a nuestro objetivo".

Este autor nos propone para cada etapa, en la vidas del niño, unos modelos de lectura que van cambiando según las edades y los gustos de cada cual. Este punto resulta fundamental tenerlo en cuenta a la hora de motivar al menor hacia la lectura.

En Educación Infantil es conveniente que el niño maneje libros ingeniosamente ilustrados, con colores llamativos, donde pueda reconocer elementos de su entorno más cercano (familia, objetos de la casa, animales, etc..). Personalmente creo que también sería beneficioso para el pequeño que después de leerle cuentos cortos o de recitarle poesías simples, se intentara escenificar con él alguna de las partes de la lectura, de esta forma se le irá acercando poco a poco a la idea de que leer es divertido.

Algunos ejemplos de estos cuentas para esta edad serían algunos de los recopilados de internet, todos ellos sacados de los Tesoros del Arcoiris, (ver anexo I).

Para los niños del primer ciclo tenemos las rimas que posean musicalidad y ritmo así como las historias de repeticiones. A mi parecer son recomendables para la edad de seis o siete años (siempre sin generalizar) todos los cuentos sencillos que contengan ternura y un toque de magia, como son, por ejemplo la colección de Cuentos Clásicos Infantiles: Pinocho, Blancanieves, Caperucita Roja, Hansel y Gretel, Cenicienta, El Patito Feo, El Libro de la Selva, Bambi, Alicia en el País de las Maravillas (...). Aunque he de reconocer que estos títulos resultan muy atractivas en todas las edades. Otros de los ejemplos los podemos consultar en el Anexo I (El gato de los bigotes mágicos).

Cuando el niño cuenta ya con ocho o diez años de edad se le considera un lector autónomo. Para él se recomiendan lecturas ágiles, que no muestren extensas descripciones. La fantasía suele atraerles bastante. es muy probable que disfruten con las leyendas y los mitos, como por ejemplo "el libro de Monstruos, Dioses y Hombres". En el anexo I podemos encontrar el cuento "El libro sin polvo".

Los niños van creciendo y como mencionamos anteriormente sus gustos van cambiando. A partir de los once años es probable que el niño tenga preferencia por los libros de carácter más realista: aventuras y desventuras de piratas, caballeros andantes, cosmonautas, etc.. Unos libros interesantes para los niños de doce o trece años son: "La isla del Tesoro", "Las aventuras de Tom Sawyer" etc.. No obstante en esta edad no podemos olvidar que ya les empiezan a interesar las historias de amor.

Resumiendo, se pude comprobar el hecho de que hoy día, la mayoría de las obras editadas para el público infantil y juvenil, llevan escritos en sus contraportadas las edades para las que se recomienda el libro. Sin embargo debemos tener en cuenta que los niños tienen la última palabra sobre sus gustos.

4.- CREATIVIDAD O FANTASÍA.

He creído importante tocar el tema de la fantasía ya que creo que va íntimamente relacionada con el tema que nos trata. Al desarrollar el hábito de leer estamos reforzando en el niño el mundo de la creatividad y lo estamos introduciendo en un mundo lleno de fantasía.

¿Porqué es importante el desarrollo de la creatividad ?.

Generalmente cuando se piensa en creatividad se hace en términos de productividad. Ser creativos se entiende como crear algo. Sin embargo no es el aspecto creativo el más importante, hay otros que pocas veces se tiene en cuenta. Debemos poner el acento en el sujeto y no tanto en lo que éste crea.

Así como el analfabeto no puede desenvolverse solo, depende de otros y está expuesto al engaño, un mundo imaginario empobrecido coloca a la persona en situación de aceptar sumisamente las condiciones en las que vive; lo deja inerme frente a fuerzas (internas y externas) superiores a él, que condicionan su existencia.

La imaginación no es un "lujo de tiempo libre" para sociedades opulentas. La persona que no es dueño de sus posibilidades creativas y posee un mundo imaginario limitado, ni siquiera puede desear otro modo de vida; porque hasta el mero deseo implica, aunque sea, la mínima sospecha de que existen otras opciones, que lo que se vive no es lo único.

A todos nos ha sucedido que alguien nos explica o revela algo y "se nos abren los ojos", vemos cosas que antes nos pasaban inadvertidas aunque siempre habían estado. Es muy común que alguien no perciba que está viviendo en algo malo, porque dentro de su panorama no hay nada que pueda comparar como mejor. Esto se debe a que lo que deseamos, lo que percibimos y lo que somos capaces de imaginar están íntimamente entrelazados.

La imaginación, la lucidez, la capacidad creativa, son herramientas que permiten un cierto grado de maniobra, cierta independencia, frente a un devenir mecánico de la existencia.

Enriquecer el mundo imaginario y dar herramientas para la creatividad va mucho más allá de producir mucho y mejor, cualquiera que sea el campo de actividad. Es algo que responde al deseo de libertad y al impulso, inherente a todo lo que está vivo, de desarrollar sus potencialidades con la mayor plenitud posible.

4.1.- El mundo imaginario.

Las personas crecemos y nos desarrollamos dentro de un paisaje que imaginamos, consciente o inconscientemente, como natural y propio para nuestra vida.

En este mundo imaginario están dibujadas todas las cosas que creemos que se pueden hacer y las que no. Ahí están los límites de que tenemos por posible e imposible. Este mundo no es algo que se piensa a cada rato, por supuesto, ni siquiera se es consciente de él; pero es el aliento que está en cada gesto. Su presencia decide hasta lo más cotidiano: comprarse o no comprarse algo, gastar o ahorrar, atreverse a conquistar alguien que nos gusta o no, elegir una carrera u otra, aspirar a otro trabajo, etc.

Esto también se manifiesta en las grandes empresas; porque las comunidades, las naciones, también poseen un imaginario, llamémosle colectivo, y todo el mundo responde a él.

Ahora bien cuando un niño mete las manos en la arcilla las hunde en su imaginación y, en verdad, es su mundo interior el que se amasa entre sus dedos. En cada dibujo, cada cuento, cada poesía la mente crece, gana en plasticidad para relacionar datos o concebir nuevas ideas, se modela.

Trabajar en el desarrollo de la creatividad, es trabajar en ese mundo imaginario individual y colectivo de manera que hay que volverlo favorable y posibilitarlo para el individuo y la comunidad. No se trata de impulsar un idealismo ingenuo, inalcanzable, sino de que comprendamos algo sencillo: nadie busca lo que no conoce.

Fomentar el desarrollo de la imaginación y de la creatividad no es un lujo, "nadie espera lo que no cree para sí".

Ser más creativo no es importante porque se puede producir más y mejor, sino porque forma parte del derecho a plenitud que tiene toda persona; y el deber de toda comunidad, o estado, respecto de sus ciudadanos de brindar las condiciones que faciliten ese desarrollo y evitar todo lo que lo perturbe. La capacidad imaginativa forma parte indisoluble del derecho a trazarse horizontes dignos para la propia vidas.

Todo esta explicación de la importancia de la creatividad y la fantasía nos viene a colación, porque uno de las mejores maneras que tenemos de desarrollar estas cualidades es a través de la lectura. "El que juega a cambiar finales de cuentos va descubriendo que la vida también hay libertas y maneras para modificar lo que parecía un final obligado".










PROPUESTA
DIDÁCTICA

5.- NORMAS GENERALES PARA ANIMAR A LEER.

Para que los niños se decidan a leer, debemos abordarlos desde distintas fuentes. Así que habrá que animar al niño a leer desde varios frentes: desde la lectura, desde la escritura, desde la oralidad y desde otras formas de expresión. Voy a exponerlas todas ya que nos pueden ser útil ya que nuestras actividades para la animación a la lectura no es solo leer.

Animar desde la lectura:

El niño debe contar con una oferta variada de libros y no descuidar los libros de tipo informativo.

Hay que darles libertad para elegir sus lecturas y distintos tiempos para leer, en función de sus capacidades e intereses.

Comprar y seleccionar libros no en función de ofertas editoriales o de otro tipo, sino los que creamos y nos parezcan interesantes por su calidad, interés, oportunidad..., esto supone que estemos informados y nos preocupemos por ofrecer al niño lo mejor que podamos encontrar para ellos.

Establecer formas de presentación de los nuevos libros (expositores en aulas y Biblioteca, hablar del autor, tema, leer en voz alta en la clase fragmentos o capítulos, hacer algún comentario divertido sobre los personajes o situaciones, etc..).

Diseñar programas de animación lectora para cada curso con objetivos, actividades y recursos.

Animar a leer desde la escritura:

Para que el niño lea es muy beneficioso ayudarle a producir sus propios textos.

Tener en cuenta todos los tipos de escrituras que se pueden producir y trabajarlas en las aulas: Personal (diarios, cuadernos de viaje, recuerdos, agendas..), Funcional (cartas, contratos, resúmenes, solicitudes, invitaciones, felicitaciones, facturas..), Creativa (poemas, cuentos, anécdotas, gags, novelas, ensayos, canciones, chistes...), Expositiva (informes, exámenes, periodismo, literatura científica, noticias, entrevistas, instrucciones...), Persuasiva (panfletos, opinión, publicidad, anuncios, eslóganes...), etc.

Recopilar, crear y recrear partiendo de la tradición oral y la poesía.

Juegos con el lenguaje y técnicas para desarrollar la imaginación y fantasía.

Creación de dossieres, diarios, murales, libros comunes.

Participación en periódico o revistas escolares.

Animar a leer desde la oralidad:

Trabajar el lenguaje y la expresión oral.

Hacer juegos fonéticos con las palabras.

Trabajo oral con el folklore infantil.

Actividades de recitado de poesías y retahílas, cantado de canciones, contar cuentos, anécdotas, relatos...

Animar a leer desde otras formas de expresión.

Utilizar la ilustración, historieta gráfica, fotografía, publicidad, cine teatro, música, prensa, radio, espectáculos...

Como ejemplo de todo esto podemos buscar gran cantidad de actividades en el anexo II, de este trabajo con los cuales podemos animar a la lectura utilizando la lectura, la escritura, la dramatización o cualquier otra técnica de expresión.

6.- JUEGOS Y ACTIVIDADES QUE ANIMAN A LEER.

Según nos afirma el D.C.B. de Primaria:

"El juego es la forma más natural de aprender. Su práctica contribuye al desarrollo social y afectivo de la personalidad y fomenta la adquisición de actitudes, valores y normas. El afán de logro propiciado produce la observación voluntaria de una disciplina".

"En relación con la preparación dela lectura, es muy importante que se cumpla una doble función: la de motivar y estimular al niño para la lectura del texto, y la de acercar y aclarar todos aquellos aspectos que puedan ofrecer dificultades para su comprensión".

En este apartado voy a tratar de desarrollar estrategias didácticas que animan al niño a leer, algunas de ellas están inspiradas en varios documentos5 utilizados para realizar este trabajo. Al final de cada juego o actividad haré un comentario donde expondré mi opinión personal sobre la metodología y a continuación los criterios de evaluación6. Los objetivos quedaron expresados en la fundamentación teórica.

Todas estas estrategias están orientadas hacia niños de Educación Primaria e incluso se podría aplicar a Infantil, ya que el educador puede modificar las actividades según el nivel de los niños, y acomodarlas a sus intereses.
JUEGO Nº 1 : "Juego del YO - YO".

Descripción del juego: Los niños deben imitar, a través de una simple escenificación, acciones referidas a personajes de los cuentos o lecturas, que previamente han leído en clase, comenzando siempre con el "Yo, Yo...Soy.."

Participantes y director: Puede participar todas la clase, pero sin alargarlo para que no se haga pesado. El animador prepara con antelación dos tipos de fichas, unas con personajes del cuento y otras con preguntas que sugieran las acciones de los mismos.

Material y tiempo: Libros de lectura, fichas fabricadas por nosotros con dibujos y frases, dos cajas sorpresas. Emplearemos diez minutos en la motivación y en el resto de la estrategia treinta minutos.

Metodología: Para motivar a los niños el profesor realiza unas acciones que sean graciosas y ellos deben imitarlas. La metodología de juego puede varias en función de la edad que tengan los jugadores, pero la dinámica es la misma: el niño coge una ficha de cada caja, en una pone por ejemplo "Yo soy un mono" y en la otra " "¿Cómo ando yo ?" o "¿Donde vivo yo ?", así, mientras que los niños van contestando a las preguntas simula las acciones correspondientes al personaje que le ha tocado.

Esta actividad me parece muy interesante porque a los niños les encanta imitar y de esta forma tan divertida les motivamos a leer ya que partimos siempre de la lectura de un cuento, una fábula, una poesía. Esta actividad se puede acompañar de música relativa a los cuentos a tratar lo cual, encanta a los niños y les ayuda a escenificar y a moverse.

Criterios de evaluación: Captar el sentido de los textos leídos en clase. Representar los poemas, las canciones, los cuentos, etc... utilizados. De esta forma podremos comprobar que el niño presta atención a las lecturas.
JUEGO Nº2: "Adivina Adivinanza".

Descripción: El niño desarrolla su imaginación tratando de resolver adivinanzas.

Participantes y director: Puede jugar toda la clase. El animador selecciona o inventa actividades que tengan relación con el contenido del cuento o lectura sobre el que se va a realizar la estrategia. (Anexo I).

Material y tiempo: Adivinanzas y libros de lectura adecuados al nivel de los niños que realicen la estrategia. Tiempo aproximado 30-40 minutos.

Metodología: Motivaremos a los niños reuniéndolos en un círculo, y en el centro los decimos misteriosamente:

"¡Adivina Adivinanza...!
-"Una señorita muy señoreada
siempre va en coche
y siempre va mojada". (la lengua).

Cuando se resuelve el animador sigue diciendo:

-"Ahora escuchad con atención, porque en la historia que os voy a contar, muchas cosas tendréis que averiguar".

Entonces el director del juego les narra un cuento, después, y de la forma más divertida posible, les presenta oralmente algunas adivinanzas relacionadas con esta.. Si fuera necesario se ayudará a los niños para que den respuestas válidas y no decaigan en el interés. En cualquier momento los niños individual o colectivamente pueden sugerir alguna adivinanza que se les ocurra.

Una vez averiguadas todas las adivinanzas pueden efectuar acciones mímicas en relación con el texto de la misma. Se puede completar la estrategia realizando algún dibujo alusivo al tema.

Esta estrategia puede resultar muy divertida y dinámica. Es una forma de que los niños se animen a participar activamente en clase. Las adivinanzas deben estar relacionadas con el cuento leído, o que se vaya a leer ya que así motivaremos a los niños a acercarse a la lectura.

Respecto a los criterios de evaluación: Captar el sentido de los textos orales que se exponen en el aula, para comprobar que el niño potencia su capacidad de comprensión de los mismos y de las adivinanzas con las que trabajamos.

Que los niños participen en las actividades escolares, cumpliendo unas normas básicas de convivencia (respeto, cooperación...).

También se puede evaluar la forma que tienen los alumnos de elaborar textos escritos (Adivinanzas), y asegurarse de que no tienen dudas ortográficas sugiriéndoles que usen el diccionario o los libros con los que trabajamos..
JUEGO Nº3: "El juego de los trabalenguas".

Descripción: Los niños a través de la lectura y recitación de trabalenguas realizan ejercicios de elocución.

Participantes y director: Participa toda la clase. El animador presentará esta estrategia de manera divertida para que no se convierta en repetitiva y aburrida. Debe preparar fichas con los trabalenguas para repartir a los participantes. (Anexo I).

Material y tiempo: Se necesitan libros de lectura con trabalenguas y las fichas. La motivación durará unos 10 minutos y el resto de la estrategia unos 20-30 minutos, sin contar con la expresión plástica.

Metodología: Para motivar utilizaremos un trabalenguas corto y jugaremos con él un rato. El director dice:

-"Un elefante se elefantehaba en una elefantería" (y simultáneamente da un golpe sobre la mesa).

Los niños repiten la acción del profesor que continúa diciendo:

-"Dos elefantes se elefantehaban en dos elefanterías" (y da dos golpes en la mesa)... Así se puede seguir alguna vez más.

A continuación, comienza el juego.

El animador recita lentamente el trabalenguas que ha seleccionado, según los sonidos o vocablos que quiera trabajar en la elocución.







Ejemplo de poesía-trabalenguas en la que se trabaja con las palabras "tr" y "ll".

"Trillaba Trifón el trigo.
¿Qué trigo trillas Trifón ?
De mi trigal es el trigo,
que yo tu trigo no trillo,
pues si tu trigo trillara,
no trillaría mi trigo".

Otro apartado del juego sería que los niños leyeran individual y silenciosamente el trabalenguas y luego lo recitaran en alto, si fuera posible de memoria.

En otra sesión los niños representarán plásticamente el trabalenguas. En cursos superiores también pueden componer ellos mismos sencillos trabalenguas.

Esta actividad creo personalmente que es muy útil para dominar las dificultades de articulación que un niño puede tener, también mejora la entonación y la acentuación de las palabras y las frases.

En cuanto a los criterios de evaluación podemos decir que :

Intentaremos que los niños participen respetuosamente en las actividades expuestas en clase, para asegurarnos que los niños actúan de forma planificada.

Que memoricen los trabalenguas empleando una pronunciación adecuada, con fluidez intentando que en los trabalenguas no titubeen, para eso se leerá en voz alta.

Que produzcan textos de acuerdo con el tema expuesto en la actividad, de esta manera constatamos en el alumnado el desarrollo de la capacidad para expresarse oralmente y por escrito.
PROPUESTA LÚDICA


"LA CAJA DE LA FANTASÍA"


PRESENTACIÓN:

Se trata de una propuesta didáctica y divertida a la vez. Con ella se persigue el objetivo primordial que consiste en despertar la imaginación y la fantasía en el niño, para que descubra que la lectura de cuentos, historias, fábulas, novelas, poemas, etc. es un placer.

Para hacer esta práctica me he inspirado en todos los trabajos y actividades que he consultado a lo largo de estos meses para la realización de este proyecto.

DESCRIPCIÓN:

Esta estrategia consiste en utilizar una caja de cartón, con dos compartimentos, debidamente adornada y decorada para llamar la atención de los niños. En una de ellas estarán las fichas con ilustraciones infantiles o con acciones a realizar, y en la otro cuentos que pueden elaborar los propios niños o el maestro los puede aportar de la biblioteca o de otro lugar o elaborar el mismo.

Para este trabajo yo he creado un cuento "LA ISLA ENCANTADA", y he realizado unas fichas relacionadas con este cuento.

Los niños se colocarán en círculo, si es posible, sentados en el suelo, y en centro se colocará la caja.

Podemos realizar infinidad de juegos y actividades con esta caja.
Un niño meterá la mano en la caja y sacará un cuento o poesía que será leído por el animador o por los propios niños. Antes de empezar a leer los niños habrán cogido del otro compartimento una ficha que no enseñarán a nadie (con esto conseguimos que los niños presten más atención ya que después tendrán que hacer algo con las fichas).

En las fichas podemos incluir lo siguiente: (Todo deberán hacerlo después de haber escuchado al profesor y por escrito).

- En las que haya un personaje dibujado, tendrán que contar una historia corta sobre ese personaje.

- En la que salga el nombre de un personaje tendrán que dibujarlo en alguna escena del cuento.

- Cambiar el final de la historia.

- Cambiar al personaje bueno por el malo y al revés.

- Hablar del personaje que más te haya gustado.

Se pueden incluir todas las fichas que el animador crea necesario o el mismo invente (caven infinidad de fichas).

Después de escuchar la historia daremos un tiempo a los niños para que realicen la actividad que le ha salido en la ficha, a continuación empezará el profesor ya que él también habrá cogido una ficha y realizado lo que en ella se proponía. El profesor para aumentar el interés de los alumnos, procurará realizar su acción de la forma más simpática que pueda, de esta forma los alumnos se verán más motivados a realizar las suyas en público.

Una vez que todos hayan participado obtendremos unas historias, unos dibujos, unas redacciones, etc., donde la fantasía, la creatividad, el ingenio y la imaginación estarán presentes. Las risas y el buen humor no faltarán ya que se suelen dar circunstancias muy graciosas (los niños son imprevisibles y la imaginación no tiene límites).

En esta estrategia los criterios de evaluación son similares a los de los juegos anteriores:

Participar de forma ordenada y respetuosa en el desarrollo del juego, para ello es preciso que conozcan las normas y las entiendan.

Producir y representar textos escritos y orales, de manera que podamos evaluar la capacidad de imaginación y de expresión, así como la
utilización de un vocabulario adecuado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada